Al sur de la Côte de Beaune y bajo el ojo atento de su molino, Santenay tiene todo el encanto de un lugar de vacaciones en el corazón del viñedo con sus bonitas residencias y su castillo medieval, delimitado por la pintoresca aldea de Saint Jean de Narosse

Historia y patrimoni

En estos viñedos con una buena exposición al sur de Santenay se puede apreciar el molino Sorine, construido a principios del siglo XIX. Este molino de viento, único en a Côte de Beaune, retoma todos los años el servicio con ocasión de una gran fiesta en junio Más allá de su agradable emplazamiento entre los flujos de agua, Santenay alberga hermosas casas típicas en piedra blanca de Borgoña y residencias que se remontan al siglo XIX. En la parte alta de la ciudad, no deje de visitar los edificios destacados, como el castillo de la Crée, mansión vitícola del siglo XIX, o el castillo de Felipe el Audaz, fortaleza del siglo XIV con un torreón cuadrado de tejas de colores. Al pie de la montaña de las Tres Cruces, haga un alto en la encantadora aldea de Narosse para descubrir una pequeña iglesia con pórtico romano amontonada al fondo de una cañada.

Los vinos de Santenay

En este pueblo vitícola, ser borgoñón es un orgullo, como también lo es cantar las alabanzas de los vinos de denominación con la Confrérie des Grumeurs de Santenay, que lo recibirán para un banquete al más puro estilo de la camaradería borgoñona. Siga también la ruta de los Grandes Crus, entre Maranges y Montrachet, y descubra los viñedos y los pueblos pintorescos encaramados a las laderas de las soleadas colinas de la Côte de Beaune.

Santenay, lugar de ocio

Venga a disfrutar a pie o en bici del espectáculo que ofrecen las barcazas del canal Central. Dé un paseo en familia por los senderos señalizados o vaya a refrescarse a la piscina descubierta equipada para grandes y pequeños: área de juegos, parque de patines, tenis...
Una vez cae la noche, traslade sus juegos al casino de Santenay para vivir espectáculos y emociones más fuertes en cualquier época del año: tragaperras, póker, ruletas... ¡por no hablar de las veladas de cabaret!

¡Y, cómo no, el regreso a las raíces!

Desde la antigüedad, las aguas de Santenay son apreciadas por sus virtudes y su riqueza en litio.
Santenay, villa termal desde el siglo XIX, retomó esta tradición en 2016 con la inauguración de un balneario totalmente nuevo.

Santenay de fiesta

Todos los terceros domingos de junio, descubra los secretos del molino Sorine con ocasión de una gran fiesta que combina folclore y tradición y hará las delicias de pequeños y grandes.
Todo el verano Santenay ofrece conciertos de música clásica, jazz o popular.
En octubre, el premio de poesía Marie-Noël, en homenaje a la conocida poetisa, destaca una antología cuyo autor recibe 100 botellas de los mejores caldos borgoñones. Para los más golosos, el mercado de chocolate sabrá satisfacer a los paladares más exquisitos el primer domingo de cada mes.