Visite Savigny-lès-Beaune

Venga a descubrir el castillo de Savigny-lès-Beaune, donde se presenta una fascinante colección de coches de carreras Abarth, más de 250 motos y toda una escuadrilla de aviones de caza cuidadosamente alineados en el parque. Este pueblo es uno de los más encantadores de toda la zona vinícola. Para visitarlo, siga con total libertad el recorrido marcado en 15 etapas y saboree todas las facetas de un patrimonio rico y variado (en la Oficina de Turismo está en venta la pequeña guía ilustrada «Si Savigny m'était conté», que lo acompañará en esta visita).
De la iglesia de Saint-Cassien y su espléndido campanario romano al jardín francés de la mansión Chandon de Briailles, la aldea tiene preciosos hallazgos que revelarle. Deténgase también para ver las inscripciones grabadas en la piedra de las casas. Marcadas por el sentido común vitícola, afirman entre otras cosas que hay «cinco razones para beber: la llegada de un huésped, la sed presente o futura, sin olvidar la calidad de los vinos y todas aquellas que gustes de imaginar».

¿Descubrir Savigny-lès-Beaune a la vez que lo pasa en grande?

Eso es exactamente lo que ofrecen los recorridos lúdicos. Padres e hijos se lanzan a la búsqueda del tesoro tras las pistas de la duquesa de Maine o se ponen a investigar con el capitán d'Astille. Enigmas, adivinanzas, acertijos y laberintos lo llevarán peinando la ciudad en todos los sentidos. (Libretos de juego disponibles en la Oficina de Turismo)

Vinos nutritivos, teológicos y morbífugos

 Un viñedo histórico de propietarios ilustres, como los duques de Borgoña, a orden de Císter e incluso los papas, que calificaron los caldos de Savigny-lès-Beaune de «teológicos». Esta denominación, una de las más amplias de la Borgoña, cuenta con casi 350 hectáreas de viñas. Toda una rareza en la Côte de Beaune, Savigny-lès-Beaune produce también un vino festivo: el crémant, el destacado espumoso de Borgoña.

Naturaleza en Savigny-les-Beaune

 El río Rhin discurre a lo largo del valle, junto a los acantilados de Bouilland, hasta Savigny-lès-Beaune y ofrece lo necesario para recuperar fuerzas en un rincón precioso con una naturaleza rica en paseos. Al salir del camping, el Chemin des Bois le permitirá descubrir el lado verde de Fontaine-Froid en familia, mientras que el Chemin des Vignes lo conducirá por bucólicos paisajes vitícolas.

Savigny-lès-Beaune de fiesta

La agenda de Savigny-lès-Beaune hace honor ampliamente a la tradición festiva del mundo vitícola con varias fechas señaladas. En primer lugar, está la Cousinerie de Bourgogne, una cofradía vitícola cuyos banquetes llenos de jovialidad marcan el ritmo del año de la mano de su lema «siempre gentilhombres son los cousins». El primer fin de semana de mano son los viticultores quienes invitan a penetrar en el secreto de sus bodegas para probar sus caldos. A inicios de octubre, participará en las llamadas «banalidades del fuego», la ocasión perfecta para comprar su pan horneado a la antigua en el horno banal.  El tercer sábado de octubre, tiene cita deportiva para la Foulée des Vendanges, una carrera en el viñedo dorado del otoño.