Son tres las aldeas sobre las que la montaña de Corton, situada en el pico norte de la Côte de Beaune, extiende sus viñedos en una suave pendiente: Aloxe-Corton, Ladoix-Serrigny y Pernand-Vergelesses.
En el corazón de este amplio anfiteatro natural, comparten un terroir excepcional dos grandes crus: Corton en tinto y Corton-Charlemagne en blanco.

La montaña de los emperadores

Al borde de la Route des Grands Crus, la montaña de Corton es una ubicación emblemática de la Côte de Beaune. Por sus laderas redondeadas se distribuyen más de 150 hectáreas de viñas en una miríada de denominaciones con dos grandes crus. Corton en tinto y Corton-Charlemagne en blanco ocupan la zona intermedia de la colina, dejando los lindes para el pequeño bosque de abetos que corona la montaña.
Este antiquísimo viñedo debe su nombre a dos emperadores: Curtis de Otón y Carlomagno. Dice la leyenda que el emperador carolingio mandó plantar la viña de chardonnay para no mancharse la barba.

El Corton

La Borgoña adquiere su máxima dimensión mágica cuando reúne, cuesta a cuesta sobre una misma colina, dos grandes crus que extraen lo mejor del terroir en dos vides distintas. El Corton ocupa la mayoría de las montañas, con 90 hectáreas, y constituye así el único gran cru de la Côte de Beaune. Sin embargo, también podrá encontrar un Corton blanco, toda una rareza. Sobre una superficie tan amplia, el Corton ofrece una gran paleta de expresiones. No obstante, “el rey de los vividores”, como lo denominó Camille Rodier, propietario del Clos de Vougeot, es ante todo un vino potente y opulento.
Un color de terciopelo llena la copa con un buqué de frutos rojos, de una violeta que evoluciona hacia notas de sotobosque, animal, pimienta. Este peso pesado hace maravillas con un estofado de ternera, carne de caza en salsa o quesos intensos.

El Corton Charlemagne

El Corton Charlemagne casa también con platos de alta categoría: el foie gras, la delicada carne de la langosta o el cangrejo hacen milagros con este as de los vinos. En la degustación, tiene un pálido color dorado que tiende al ámbar con la edad. En nariz, seduce la delicadeza de sus notas de mantequilla, manzana asada y pedernal. Este gran vino presenta una potencia aromática indiscutible y se lo puede considerar todo un corredor de fondo. Al igual que el Corton, se podrá añejar en bodega 25 o 30 años.

Bourgogne Rando Vignes, por los caminos de la Unesco

Bourgogne Rando Vignes es una novedosa aplicación que lo llevará en una visita guiada por los senderos que peinan la montaña de Corton. Olvídese de buscar el itinerario en un mapa o de reunir puntos de interés de fuentes diversas: esta aplicación se encarga de todo mientras lo acompaña con sus comentarios sonoros. Sepa qué son los famosos climats de Borgoña, por qué los viticultores construyen sus peculiares cabottes y para qué sirven los muros de piedra conocidos como meurgers... Déjese guiar en inglés o bien atrévase con el francés para escuchar la voz del actor de doblaje de George Clooney, que lo llevará por seis kilómetros de paseo.
 
Bourgogne Rando Vignes está disponible de forma gratuita en el App Store y Google Play.