De Beaune a Nolay, la Vía de las Viñas lo llevará por pequeños caminos que atraviesan las aldeas de nombres evocadores: Pommard, Meursault o Puligny-Montrachet. Desde Santenay, la vía se tiñe de un verde intenso que ofrece dos recorridos, a saber: Chagny y las animadas riberas del canal Central o bien Nolay con una ruta de un dulce serpenteo por las laderas de Maranges. Hacia el final del recorrido, en los alrededores de la hermosa ciudad medieval de Nolaytoise, dos viaductos ofrecen un paisaje magnífico de la campaña.